CUENTOS POR CALLEJAS

Hay base en la realidad y/o en la ficción en todo cuanto opino y/o narro.

BIENVENIDOS SEÁIS, VISITANTES.

domingo, 5 de septiembre de 2010

LA FRONTERA USA-MÉXICO


Tres mil trescientos veintiséis kilómetros separan los Estados Unidos de Norteamérica de México. Sólo que la denominación "Estados Unidos" es la única semejanza que tienen ambos países. En lo demás, las diferencias son gigantescas, como esa larguísima frontera desde el Río Grande.

El señor Obama, siguiendo fielmente la política de su predecesor el señor Bush, está recalcando la necesidad de controlar la frontera Sur por si se cuelan los terroristas. Pues se cuelan los narcotraficantes, ya ven, que seguramente para el Gobierno usamericano  son chicos traviesos en comparación con los "terribles terroristas musulmanes".

Así que incluso están construyendo muros en la línea fronteriza que en el futuro será como la Gran Muralla China.
Pero preguntémonos, ¿no es acaso la frontera con Canadá mucho más larga que la de México? Porque a Canadá pueden llegar tranquilamente ciudadanos con pasaporte británico y de religión islámica. De Canadá a USA sí que se cruzan diariamente miles y miles de personas en los dos sentidos. Y no van a levantar una muralla  desde el Atlántico hasta el Pacífico.

Entonces, ¿qué subyace en ese empeño de controlar a los mexicanos?
Para nosotros los españoles es difícilmente comprensible la mentalidad anglosajona. En Norteamérica la mayoría de la clase dirigente y gran parte de la población son WASP(White, Anglo-Saxon, Protestant). Para esa gente los demás están por debajo de su casta social y racial. Además de los afroamericanos y amerindios se incluyen judíos, orientales y "dagos" para los hispanos que viven en EEUU. Ser católico es también un punto negativo.

Con esa mentalidad se construyó aquel país. Recuerdo que en mi mocedad contemplaba los disturbios entre negros y blancos en los estados sureños. Era la época de Martin Luther King.
A partir de aquel momento las personas de raza negra empezaron a ser ciudadanos de pleno derecho. Pero el racismo sigue existiendo en la mente de muchos blancos. Ya no se discrimina a los "colored" de forma abierta pero el rechazo racial continúa latente. Y ya que en su país aceptan la existencia de "razas inferiores", no están dispuestos a que ese número se incremente. Ése es el "problema" con los inmigrantes mexicanos.

Siempre hubo rechazo, cuando no odio, hacia los indios norteamericanos, reducidos éstos a mínimos demográficos. Y "debidamente" encerrados en sus reservas no suponen un quebradero de cabeza desde finales del siglo XIX.

Mas lo que no pueden admitir es que a través de Río Grande se introduzca una ilimitada cantidad de mexicanosque, como todos saben, son mayoritariamente mestizos. Ello es algo que los molesta sobremanera, ya que si el indio es despreciable, el mestizo es "repugnante" por lo que supone de degradación del blanco al unirse a alguien "inferior". Además son católicos. Intolerable.

El ilustre historiador británico Arnold J. Toynbee decía que la colonización española en América, pese a errores cometidos, fue infinitamente superior a la anglosajona por aquello del mestizaje. Aseguraba que el 85% de la población mexicana era/es mestiza y eso daba lugar a una ausencia de enfrentamientos raciales en los países hispanos, y que esa(s) mezcla(s) es/son condición necesaria para el futuro del mundo.

Que todo esto lo dijese un inglés como el señor Toynbee es realmente extraordinario, pero fue fruto de sus profundos estudios y conocimientos tanto históricos como antropológicos.