CUENTOS POR CALLEJAS

Hay base en la realidad y/o en la ficción en todo cuanto opino y/o narro.

BIENVENIDOS SEÁIS, VISITANTES.

miércoles, 22 de febrero de 2012

SOBRE LA TIMIDEZ




Todo el mundo sabe lo que es la timidez, pero no todos saben que existe una timidez patológica, o enfermiza, o como se llame, que ocasiona tan graves problemas como una perturbación mental. De hecho lo es. Dice el doctor Juan Antonio Vallejo-Nágera que la depresión es como si a algún hombre cojo se le ordenara que corriese los 100 metros . Es absolutamente imposible.

Pues bien, la timidez se parece a la depresión, sólo que esta última es consecuencia de la primera. O sea, que al tormento inicial le sucede otro peor.

Esta explicación la doy porque yo fui víctima de las dos referidas patologías. Ni a un enemigo le deseo la desazón y el sufrimiento que hay que soportar. Es lo mismo que tener una invalidez que te frena y paraliza en las acciones normales de la vida. Relataré una anécdota.

En el edificio donde trabajaba vivía en el piso superior una chica con su familia. Era, sencillamente, una preciosidad. de cabellos rubios y celestial figura. Sus padres eran gente distinguida, y alguna vez vi referencias en la prensa.

Ni que decir tiene que me quedaba embobado cuando nos cruzábamos en el portal o subíamos en el ascensor. Además, podía balbucear un "Buenos días" o un "Buenas tardes".

Así que decidí escribirle una carta firmada con seudónimo. Pero respetuosa, y en ella le declaraba mi admiración y mi esperanza de hablar algún día con ella.

Tuvo que impresionarle algo mi amorosa misiva, creo yo, porque días después se paró en la calle y se quedó mirándome fijamente. ¿Cómo sospechaba que era yo el autor de la carta? Mi seudónimo no ofrecía ninguna pista. Esa intuición que las mujeres tienen en mayor grado que los hombres debió ser la causa.

¡Tierra, trágame! Pensé en aquel momento. ¿Qué hacer? Me hice el despistado, y continué andando.

En otras palabras, cometí una estupidez; una más, sobre las precedentes y las que le siguieron.

¿Cómo pude llegar a relacionarme normalmente con los demás? Pues como dijo un famoso orador británico: "haciendo el ridículo".

14 comentarios:

Mario Siles García dijo...

Yo he tenido problemas relacionados con la ansiedad derivados de determinadas situaciones familiares... Y aunque no es exáctamente lo mismo, te comprendo.

Cuando algo así te impide relacionarte o desenvolverte con soltura en situaciones cotidianas, para más inri, te desanimas... es la pescadilla que se muerde la cola.


Es increíble el poder que tiene la mente sobre nosotros, aún de forma inconsciente. La voluntad es siempre la salida, ¡y el ánimo!.

Un saludo y un abrazo ;-)

Humberto Dib dijo...

Las mujeres tienen un sentido muy particular, no sabría si llamarlo 6° sentido, pero suelen darse cuenta de cosas que a nosotros se nos pasan por alto.
Una linda anécdota, mi querido amigo.
HD

Doris Dolly dijo...

Fepete..." Sobre la timidez "

La timidez de ella y la tuya hicieron imposible algo que quizàs les cambiarìa la vida para una mayor felicidad...
Las mujeres de hoy, no todas encaran al varòn porque estos demuestran su timidez, se nota en los lugares bailables.. que las chicas bailan entre ellas porque ellos no las sacan a bailar.

un beso desde Argentina
( me encanta que visiten mi blog te espero )

enletrasarte(Omar) dijo...

la timidez a veces es una salvaguarda,
saludos

Emilio Manuel dijo...

También hay que tener mucho valor para hacer el ridículo.

Saludos

Dean dijo...

Lo segundo más interesante de todo esto es saber que todas estas dificultades de la personalidad se pueden superar, y si nos ponemos a analizar a cada uno veremos como en cierto momento hemos padecido alguna y nos asombraríamos de la cantidad y variedad de casos. Lo primero más interesante es que nunca es tarde, y aún hay mujeres espectaculares esperando por esa señal.
Un saludo.

Jose Luis Forneo dijo...

Hola
Todos somos un poco tímidos. Espero que a pesar de eso, todos también, incluido yo, no nos arrepintamos nunca de haber hecho el ridículo si se ha realizado sin malas intenciones.

Un saludo y espero que todo vuelva a los cauces de siempre

JL

midala dijo...

Fetete, genial escrito!!Es bien cierto que hay enfermedades que son increiblessss!!Con tu ansiedad,áaaaaanimoooo,se puede llegar a vivir con ella sin ser un lastre,te acabas acostumbrando y al final llega como a ser tu coleguilla.Tu relato genial,la pena fue que no te pararas jajajajajajajja porque la intuición de la mujer...te cazóoooo y bien cazado.Fue una pena no empezar un dialogo con ella.Estoy encantadaaa de haberte conocido y de estar en tu blog.Muchiiiiisimas gracias y milllllllllll besitosss

midala dijo...

Estas cosas de bloguer me ponen locaaaa jajajjajaj te dejé un mensaje ayer y menos que me paso a ver si tenías algo nuevo!!!!No salió.Te comentaba que la ansiedad tienen muchas variantes,pero que se puede vivir con ella y la timidez es una de ella, la penaaa fue no hablarle ese dia a la vecina jajajajajjaj.Milll besitos a ver que pasa hoy y porque no sale..

Milita dijo...

Hola, hay gente muy tímida que no puede relacionarse bien y lo pase fatal. Besiños Milita.

OZNA-OZNA dijo...

la timidez querido amigo , a veces es nuestra mayor enemiga pues nos cohibe a expresar los sentimientos que sentimos.Miles de besinos con todo mi cariño y feliz domingo.

FEPETE dijo...

Gracias mil a todos por vuestra fidelidad. Os dejo con una especie de continuación del post anterior.

Un abrazo de Federico.

Dulce Maria Villa dijo...

Muchas gracias por tus consejos.
http://goo.gl/aPmniZ

FEPETE dijo...

Muchísimas gracias por tu visita, Dulce.