CUENTOS POR CALLEJAS

Hay base en la realidad y/o en la ficción en todo cuanto opino y/o narro.

BIENVENIDOS SEÁIS, VISITANTES.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

EN UN LUGAR DE LA INDIA





Ella despertó nada más amanecer. Había dormido junto a un riachuelo de aguas limpias, en compañía de algunos mendigos que también despertaron. Tomó un baño en aquel arroyo y se dirigió hacia el pueblo, el cual era ahora su lugar habitual.

Con paso tranquilo enfiló la calle donde se encontraban los puestos de venta de frutas y verduras. Como era temprano, había poco público comprando, por lo que podía elegir las frutas que quisiera. Los tenderos la saludaban cariñosamente, y amablemente le ofrecían sus productos. Al propio tiempo, un grupo de niños mendigos merodeaban entre los puestos, mas los vendedores los ahuyentaban con ramas y varas.

Después de un largo paseo por el mercado se acercó a una fuente para beber. Estaban allí con sus cántaros un grupo de mujeres parias, e inmediatamente se apartaron para darle preferencia. No se acercaron a la fuente para satisfacer su sed. Sin dilación, ellas se apartaron para darle preferencia. No se aproximaron a la fuente hasta que ella se alejó lo bastante para que aquellos "seres inferiores" no la pudiesen "manchar" con su sombra. En el sistema de castas de India los sadhus constituyen lo más bajo de la especie humana y no tienen derecho ni a proyectar su silueta sobre los demás.

Ella sí podía acercarse a todo el mundo, fuera su casta cual fuera. Todos tenían alguna palabra cariñosa, y aun algunos le acariciaban la cabeza en señal de afecto.

Pasó frente a la entrada del templo de Visnú; un hombre alto con barba, vestido de blanco, se interpuso en su camino. Con una reverencia colgó de su cuello una rueda de flores. Juntó las manos y le ofreció de nuevo una muestra de veneración.

Siguió ella su paseo y, súbitamente, comenzó a llover. Se venía encima la estación monzónica. Aquella lluvia, aunque breve, anunciaba la inminencia de la temporada. Una desvencijada parada de autobús le servió de refugio. Un puñado de hombres que, asimismo, allí se habían cobijado, le hicieron sitio. Y eso que algunos de ellos hubieron de quedarse a la intemperie.

Terminado el chaparrón, prosiguió su recorrido. A los pocos minutos oyó tras de sí una estruendosa bocina, y detúvose un camión de un frenazo. Se volvió ella lentamente; se quedó mirando hacia el vehículo, con dulce y tranquila mirada. El conductor descendió con gesto resignado y le dirigió unas amistosas palabras mientras la empujaba suavemente para apartarla de la carretera.

Anochecía, y regresó a la ribera donde había pasado la noche. Se tumbó encima de la hierba fresca. Se acordó de la vez en que, cuando vivía en el campo, un tigre acechaba entre los juncos de un curso de agua.

Decididamente, aquel pueblo era un buen sitio en que habitar.

-- Oiga. No nos ha dicho el nombre de la protagonista ni a qué casta pertenecía.

-- No conozco su nombre y no pertenecía a casta alguna: era una vaca.



27 comentarios:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

jajaja, que tierna historia, con una inesperada protagonista, muy aclamada por cierto.

Abrazos alados!

Lapislazuli dijo...

Sigo riendo, buenisimo e inesperaod. Un abrazo

enletrasarte(Omar) dijo...

además de ciertas realidades desconocidas para mi -que me ilustran- el relato es genial,
felicitaciones y saludos

Manu dijo...

Me ha gustado mucho tu blog , todo un placer poder leer historias ,reflexiones y sacar al final una moraleja o leccion de la vida a traves de tus textos.
saludos y gracias por pasarte por mi blog , saludos manu.

Humberto Dib dijo...

Una historia que me fue atrapando, imaginaba a esa bella mujer y al final... ¡era una vaca!
Muy buen giro final, amigo.
Un gran abrazo.
HD

Abuela Ciber dijo...

El conocimiento de costumbres, creencias de otros lares , nos acerca al entendimiento de situaciones a veces, poco creibles.

Y pensar que a las féminas las queman.

Saludos

FEPETE dijo...

Saludos agradecidos a todos.

Abuela Ciber, afortunadamente ya hace tiempo que las viudas indias no son quemadas vivas tras las muertes de sus esposos. Creo recordar que eso formaba parte de las costumbres y de los ritos de los seguidores de la diosa Kali.

MAJECARMU dijo...

Fepete,nos has conducido con calma y maestría a lo largo del relato,hemos imaginado a la protagonista femenina,como si fuera un ser especial,quizá un hada...Pero,de pronto,al final se dibuja su figura y nos dejas en el aire...tu abierta y pícara sonrisa,porque conseguiste lo que pretendías...
Mi felicitación y mi abrazo inmenso.
FELIZ FIN DE SEMANA.
M.JESÚS

Daniel Paredes dijo...

Vaya, y yo que me había imaginado una hermosa mujer. He caído en la trampa. Y sí, claro, nada más sagrado por esas latitudes que la protagonista de este relato.
¡Lo mejor para vos y para tu "CUENTOS POR CALLEJAS"!
Un abrazo, y felicidades en estas fiestas.

TORO SALVAJE dijo...

Una así me interesaría.

Saludos.

FEPETE dijo...

María Jesús, Daniel, Toro Salvaje, os deseo lo mejor para estas fiestas.

Un fuerte abrazo.

Gloria dijo...

Mis buenos deseos para ti también Fepete.

Un abrazo.

Igor dijo...

¿Una vaca justa o injusta? Da igual, el cuento es delicioso.
Saludos.
PD: y que buen rollo me ha quedado sin darme cuenta.

FEPETE dijo...

Saludos, Gloria, Igor. A ti, Igor, te sigo a partir de ahora.
Abrazos a los dos.

Luján Fraix dijo...

FELIZ NAVIDAD QUERIDO AMIGO
GRACIAS POR TAN HERMOSAS PALABRAS QUE ME DEJASTE EN MI SITIO, LAS VALORO MUCHO.
TODO MI CARIÑO Y MI GRATITUD SIEMPRE.
BESITOS

FELICIDADES!!!
LO MEJOR PARA TU VIDA.

OZNA-OZNA dijo...

gracias por regalarnos tan bella y divertida historia y por dejarme la estela que dirige a tu morada, muchos besinos y sin esperar ser molestia me quedo en ella para deleitarme con la belleza de tus letras.

JValentina dijo...

Buenisimo relato, encantador..según iba leyendo ..mas me gustaba..y al final era una vaca..jajajja..
Son creencias y costumbres de otros países...
me ha encantado
Un abrazo

FEPETE dijo...

Luján, Ozna-Ozna, JValentina, ésta es siempre vuestra casa. No lo dudéis.

Un abrazo.

Mario Siles García dijo...

Jajaja, tus relatos son muy originales Fepete... después de conseguir transportarnos a tan mágico lugar nos sorprendes con ese final inesperado, al menos para mí, que también he picado.

Sigue escribiendo, tus textos son muy especiales. Un abrazo y felices fiestas. ;-)

MAJECARMU dijo...

Fepete,gracias por tu felicitación.
Que el nuevo años os traiga a ti y a los tuyos mucha salud,alegría y ánimo para seguir adelante.
Esperamos tus cuentos creativos...Que no te falte la inspiración.
FELIZ AÑO NUEVO Y SÉ FELIZ SIEMPRE.
M.Jesús

Anna Jorba Ricart dijo...

Te deseo un año 2012 lleno de bondades para ti.

Nonna dijo...

Me has dejado ¡anonadada!...jajaja, pensé en una hermosa dama. Resultó ser una vaca, que son sagradas en ese país. No me extraña que todos le dejaran paso y el mejor sitio.
Un saludo y gracias.

FEPETE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FEPETE dijo...

Gracias a ti, Nonna. Gracias otra vez a los demás comentaristas. Feliz 2012.

Doris Dolly dijo...

Fepete.." En un lugar de la India "

Buscando a los Reyes Magos te he encontrado, muy lindo tu atrapante relato jaaj...en vez de un camello he encontrado una vaca.

un beso desde Argentina

FEPETE dijo...

Siéntete como en tu casa, Doris. Te sigo. Un abrazo desde este lado del charco.

Bosón de Higgs dijo...

Jejej, me has engañado hasta el final... o he sido yo mismo quien lo hice... La India, un país mágico, con mucho colorido y con algunas paradojas; por motivos religiosos se le tiene a la vaca una adoración especial y tristemente se margina a ciertas etnias, incomprensible. Menos mal que el tigre no entiende de religiones y cuando tiene hambre, una vaca es un buen bocado para llevarse a la boca. Saludos, buen relato !!