CUENTOS POR CALLEJAS

Hay base en la realidad y/o en la ficción en todo cuanto opino y/o narro.

BIENVENIDOS SEÁIS, VISITANTES.

domingo, 24 de abril de 2016

MÁS HISTORIA



Llevo tiempo observando un cambio notable en los historiadores españoles y extranjeros en general.

Me refiero a sus actitudes cuestionando viejos relatos que ahora son revisados en un intento de objetividad, cosa difícil realmente, pies la Historia en cada país trata de ensalzar lo bueno y evitar lo malo. Ha sido, y todavía lo es, un medio propagandístico que ahora choca con la escrupulosidad de historiadores que intentan actuar de modo científico; como digo arriba, objetivamente.

¿Pero es posible esto?

Es posible hasta cierto punto. Sugiero que el lector inteligente se sitúe también en la época de los hechos que pretende examinar; que trate de comprender la mentalidad de sus gentes, las circunstancias sociales, hasta el clima que imperaba en la época.

Opino que la lectura de la Historia se está convirtiendo en una actividad apasionante, no como yo la leía en mi infancia, con una larga lista de fechas, batallas y coronaciones que resultaba una pesada cronología intercalando las glorias correspondientes.

Naturalmente la cronología tiene su importancia, no sea que se confunda la Edad de Piedra con las pedradas que lanzaban los honderos baleares, por ejemplo.

Hace tiempo que veo un aumento de de la literatura histórica y de ficción basada en hechos históricos, así como cine y televisión, lo cual considero de gran importancia cultural, sobre todo para nosotros los españoles, para quienes parece que nuestro país está recién inaugurado, como dijo una observadora extranjera.

Conocer la verdad, o lo que más se aproxime a ella, es preciso para analizar nuestro mundo actual y poder obrar en consecuencia.

Sobre todo para los políticos que dan la impresión de haber salido de la escuela primaria.